jueves, 31 de marzo de 2016

No lo sé, pero tengo la sensación de que una despedida habla siempre con las miradas juntas. Aunque sea impreciso determinar a quién le duele más la herida, termino pensando que la mía es mucho más dolorosa que la tuya, pero en fin, así son las despedidas y está claro que yo no aprendí a hacerlo. (José Ma. Garrido)


No hacen falta palabras, ya no. Usted ha convertido mi mundo en un dulce y apasionado juego de silencios y miradas. (David Sant)


Las mejores personas llegan sin buscarlas. (Hernán Sabio)


Las Cicatrices.

No hay cicatriz, por brutal que parezca, que no encierre belleza. Una historia puntual se cuenta en ella, algún dolor. Pero también su fin. Las cicatrices, pues, son las costuras de la memoria, un remate imperfecto que nos sana dañándonos. La forma que el tiempo encuentra de que nunca olvidemos las heridas.

La señal de que no amamos a alguien es que no le damos todo lo mejor que hay en nosotros. (Paul Claudel)


Hoy me di cuenta.

Hoy me di cuenta que lo que llamo felicidad no es una línea, sino segmentos que se acompañan de retos y caídas que me hacen apreciar ese pedacito en la línea.

No puedo decir que soy feliz siempre, pero sí que en momentos he logrado sentirme plena y esos momentos son los que me hacen levantarme tras las dificultades, tras esos segmentos de infelicidad que también son imprescindibles, tanto como lo bello de la vida.

Hoy aprendí que ser fuerte se aprende y se logra solo cuando te das la oportunidad de serlo, cuando te comprometes contigo mismo a recomenzar, a olvidar, a intentar o dejar de hacerlo, cuando por fin has decidido ser feliz.

Ella solo quiere a alguien que le haga sentir que el otoño es primavera. Que le haga olvidar que alguna vez estuvo triste. Alguien que platique con ella mientras habla dormida. Que cuando no la entienda sólo le bese la frente. Alguien con quien compartir el café y por qué no. La vida.


Mis videos favoritos.

Loading...